miércoles, 3 de enero de 2007

El Post de Semana Santa

Empezamos el primer post con lo mejor de mi anterior blog, con fecha 13 de Abril del 2006

EL POST DE SEMANA SANTA

Bueno, esta Semana Santa he querido hacer algo especial, y he decidido currarme un articulillo acerca de la figura mítica en la que seguro todos estáis pensando. Su padre nos lo envió al mundo, para que sirviera de ejemplo, y nos enseñara a hacer de éste un mundo mejor. Predicó con su obra durante su vida, pero al final murió para salvarnos a todos del Juicio Final. Y después resucitó. Estoy hablando, evidentemente, de Superman.

Superman, por Alex Ross

Pero seguro que más de uno no creía que iba a hablar de este personaje de ficción, sino de otro más viejo, con más barba. Bueno, seguro que más de uno ha visto Psicosis y su remake, Lolita y su remake, Battlestar Galactica (y su remake). Lo de los remakes está a la orden del día, incluso ahora se habla de algunos como el de Corrupción en Miami. ¿Por qué iba a ser el protagonista de la obra escrita más leída de la historia ajeno a este fenómeno? (Inciso, según Masakazu Katsura, autor de mangas tan importantes como Video Girl, DNA2 o I"S, la segunda obra más leída de la historia es Dragon Ball, que a su vez podría considerarse un remake de una leyenda china)

Para los que estéis familiarizados con los cómics del hombre de acero, la película de Richard Donner, o hayáis visto el trailer de la reciente Superman Returns de Bryan Singer (que se estrena este verano), todo lo que contaré ahora será lluvia sobre mojado. Para los otros... Preparaos para descubrir que nada es sagrado. O tal vez sí.

Es imposible que dos personas se pongan de acuerdo en quién inventó la figura literaria de Jesucristo (para empezar, primero habría que ver si existió de verdad o no), pero se sabe que a Superman lo crearon un guionista llamado Jerry Siegel, y un dibujante llamado Joe Shuster. La primera aventura publicada de Superman data de 1938, en el Action Comics #1 (cómic que hoy día vale una pasta). Como otros personajes de la época (el primero que me viene a la cabeza es Batman, aparecido un año más tarde) comenzaría la publicación de sus aventuras sin haber desvelado por completo su origen. Dejándo este para más adelante (al principio de su primera aventura se habla de su origen alienígena, pero nada más). Tanto Siegel como Shuster eran judíos, y en los tiempos en que Hitler masacraba a los judíos en Europa, los dos creadores del cómic decidieron dar un nuevo icono a su religión.

A la izquierda, Siegel y Shuster. A la derecha, el Action Comics #1

Empecemos con las similitudes entre ambos personajes. El padre de ambos (Dios en el caso de Jesús, Jor-El en el caso de Superman) se nos presenta como un ser omnisciente, sabio, que envía a su hijo a la Tierra para que de ejemplo a la humanidad, y la dirija para que esta sea capaz de cumplir con su destino. Bryan Singer es consciente de esto, y de ahí que se nos presente en el trailer de Superman Returns tan solo como una voz (de hecho la única que se oye en todo el trailer) diciendo más o menos lo que yo he dicho antes. Si tenéis ocasión de escuchadlo, hacedlo.

Una vez el padre decide enviar al hijo a la Tierra, el método de hacerlo cambia ligeramente. Mientras uno lo hace a través de una mujer mortal, el otro lo manda en una nave espacial. A lo largo de los años (y de los dibujantes) el diseño de esta nave ha ido variando, siendo desde un huevo hasta un cohete. En todo caso, yo me quedaría con la versíon de la película de Richard Donner de 1978 (recuperada por Singer). Vedla vosotros mismos:

Como podéis apreciar, se trata de una nave con forma de estrella. Concretamente de la estrella que se pone en los belenes... En fin, sigamos.

En la leyenda bíblica, Jesús es criado por José (que empieza por J) y por María (que empieza por M). Kal-El (Kal-El es el nombre kryptoniano de Superman, recordemos que Superman viene del planeta Krypton) es encontrado y criado como si fuera hijo propio por Jonathan (que, curioso, empieza por J) y Martha (que, ¡vaya sorpresa! empieza por M) Kent, los cuales le bautizan como Clark, para ocultarle del mundo, al igual que José y María ocultaron a Jesús durante su infancia.

Jesús habló con su padre antes de llegar a la edad adulta, mientras que Kal-El no pudo hacerlo porque su padre estaba muerto, como el resto de los Kryptonianos (lo cuál no debería haber sido una sorpresa, porque ya hacía la tira de años que Nietzsche ya había anunciado la muerte de Dios, y el adviento de Superman, con su frase famosa esa de "Dios ha muerto, larga vida al Superhombre). Sin embargo, siendo omnisciente y sabio como era, Jor-El facilitó a su hijo una serie de mensajes grabados en unos cristales kryptonianos, los cuales le instruirían en el uso de las habilidades que su suerpo kryptoniano adquiriría al ser expuesto a la radiacíon del sol amarillo de la Tierra (Krypton había orbitado en torno a un sol rojo, bajo el cual los kryptonianos no tenían poderes).

Y es que hemos hablado del padre y del hijo, pero no del espíritu santo. 20 siglos después de Jesús, pensaron Siegel y Shuster, en una era cuyas maravillas no dejaban de aparecer, había que modernizar algo el concepto. Hacerlo más mágico si cabe. Aún así, la base es la misma. ¿Que Jesús podía caminar sobre las aguas? Pues Superman lo haría sobre el cielo (volando). ¿Qué Jesús podía convertir el agua en vino? Pues Superman podía apretar tan fuerte lo que fuera que lo comprimía y lo convertía en diamante (que entre otras ventajas, no tiene alcohol y es más correcto, políticamente hablando). Lo del superaliento, la visión calorífica y el superoído solo son fruslerías. Y lo otro... Bueno, Richard Donner se encargó de solucionarlo. Cristo dijo "Lázaro, levántate y anda". Superman no dijo nada, solo se puso a volar en dirección contraria al sentido de rotación de la Tierra, y Lois y el resto de muertos resucitaron.

Dicen que la calidad del héroe se mide mediante la de sus enemigos. Sabemos que los de Jesús eran los peluqueros, el jabón, el mal de la Tierra y el diablo. Superman no se queda corto: los calzoncillos de llevar por dentro, Lex Luthor, y un centenar de locos psicóticos dispuestos a dominar el mundo. En cuanto a los amigos, Jesús tenía a los doce apóstoles, y a María Magdalena (MM) con la que llegaría a casarse (o eso se dice ahora). Superman también tiene su legión de seguidores, siendo, con el tiempo, más de doce. Batman, Wonder Woman, el Capitán Marvel, Namor, El Capitán América, Flash, Green Lantern, Starman, Atom, Sandman, Hawkman, El Dr. Fate... Superman tiene incluso su Judas particular. ¿O es que acaso no sabíais que Lex Luthor fue su mejor amigo, antes de volverse malo? Superman también se ha casado, con Lois Lane (LL)

Ambos se dedicaron a predicar por su obra. Y ambos murieron. Jesús, en la Cruz. Superman, a causa de Juicio Final (Doomsday).


Como podéis ver, la espalda de Doomsday tiene unos huesos en forma de cruz.

A los tres días, Cristo resucitó. Superman tardó un poco más (como tres meses o así) pero al final, también lo hizo.

Creo que esto es todo. Como ya veis, las trayectorias de ambos personajes son similares. De ambos se ha hablado largo y tendido en libros, películas y cómics. ¿Cómics?. Sí, cómics.


Godyssey, de ROB! Liefeld. Pincha en cada imagen para ampliar

Y mi preferido

Battle Pope, de Robert Kirkman ¡Exijo su publicación en España YA!

1 comentario:

andie dijo...

Me gusta muxo tu post de semana santa.Está muy currado tanto en le texto en si como en los extras. Muxos besos.