jueves, 8 de marzo de 2007

Hoy estamos de luto...


Ayer, día 7 de Marzo, saltaba la noticia en los medios informativos más importantes de los Estados Unidos de la muerte de uno de los iconos más importantes de la nación, un personaje público, un héroe de guerra, el Capitán América. Pero aquí la noticia no es esa. La noticia es que dicho personaje es un ser ficticio, un superhéroe de cómic. Y aún así, diversos medios escritos como el New York Times o el USA Today le han dedicado sendos reportajes. Medios audiovisuales, como el importantísimo canal de noticias CNN (ya sea vía web, o por televisión) también se han hecho eco de la noticia. Incluso algunos medios patrios, como el periódico ABC o EL PAIS hablan del tema.


El Capitán América comenzó su andadura en 1941, en plena II Guerra Mundial, así que podría decirse que ha muerto con 66 años, en el número 25 del cuarto volumen de la colección que recogía sus aventuras. Está previsto que su colección no se cancele, sino que continúe, con su autopsia en el número 26, y con la repercusión de su muerte en números posteriores. Puede que incluso recogiendo las aventuras de un sucesor.


¿Y por qué una editorial como Marvel decide matar a uno de sus personajes más icónicos y representativos? Por la misma razón que DC Comics hizo lo mismo con Superman hace más de una década (y eso que entonces no había internet), por la publicidad. La noticia de la muerte del Capi se filtró horas antes de la salida al mercado del cómic con el "fatídico suceso", lo cual ha supuesto un impresionante empuje publicitario (y es de esperar que también en las ventas). Se supone que el Capitán América ha muerto de dos tiros, uno por rifle de francotirador en el cuello, y otro a quemarropa en el estómago. Y aún con todo, gracias a la publicidad y al despliegue mediático (del cuál, desde el momento en el que termine este post, yo mismo seré parte), el personaje está más vivo que nunca.

Sólo puedo terminar esta reflexión como cualquier escéptico lector veterano haría: A ver cuánto dura.

6 comentarios:

mary dijo...

un personaje ficticio puede morir?jejejejejeje pues vayaaaaa!!!no sabia yo de su existencia, pero mira, seguro q le hacen un serio como a superman en Smallville y cuentan la vida de este super heroe.
weno pues nada!
un besote!

mary dijo...

un serio??UNA SERIE!! q no se hablar :P

Miri dijo...

Yo tambien pense que los superheroes no morian nunca, ya veo que si, siempre se aprende... Lo siento por todos a quienes les gustaba , ya no veran a su superheroe favorito o si???.....
Un beso guapo

Andie dijo...

Marvel puede resucitar a sus personajes? DC lo ha hecho en alguna ocasion, no? Bess.

Ulex Ryu dijo...

Marvel no solo puede, sino que lo ha hecho:
Fenix, Gwen Stacy (Clon), Charles Xavier (Clon), Magneto (no murió de verdad), la Tía May (no murió, la que murió fue una actriz con ADN modificado y lavada el cerebro para creerse ella), el Tío Ben (han traído uno de una dimensión alternativa), Elektra (la resucitaron mediante un antiguo método ninja), el Dr. Octopus (el mismo procedimiento que Elektra), Norman Osborn (factor regenerativo a lo Lobezno), los 4F y los Vengadores (Franklin Richards los metió en una realidad alternativa dentro de una pelota verde), etc...

DC no se queda corta:
Superman (no murió, solo se "descargó"), el segundo Robin (cambiaron su cadaver por el cuerpo de si mismo de una realidad alternativa donde no estaba muerto), R'as Al Ghul (metían su cadaver en el Pozo de Lázaro, y salía vivito y coleando), toda la JLA menos Plastic Man (murieron hace 3000 años y fueron resucitados por Gamemnae para intentar asimilar sus poderes), Aquaman (no murió, sólo lo enviaron a 3000 años al pasado), etc...

Lo de las resurrecciones en los cómics podría ser objeto de un post completo (puede que lo sea), pero una cosa es segura. La palma se la lleva Krilín, muerto una vez en Dragon Ball, dos en Dragon Ball Z, y una más en Dragon Ball GT (dos, si contamos que al final de la serie técnicamente está muerto de viejo)

Paco dijo...

Yo despues de que me dijeras que resucitaron a tio Ben me lo creo todo