miércoles, 3 de abril de 2013

Exagerados

El otro día salió publicada en la página oficial de David Tennant una fotografía realizada en la primera lectura del guión del episodio del especial 50 aniversario de Doctor Who. Es ésta:


A raíz de ésta foto empecé a leer, en múltiples sitios, de boca de varias personas, en varios idiomas, la maravillosa noticia que era, cómo se les había alegrado el día, cómo esta foto era lo más importante del año... A veces en internet somos unos exagerados. A veces, los frikis, en nuestras aficiones, somos unos exagerados. Y yo, también.

No niego que a un fan de la serie le pueda gustar más o menos que un actor tan querido vuelva a representar el rol. Pero seamos francos, es una serie, sólo una serie. Nada más. A nadie (a ningún espectador) se le va a arreglar la vida por lo que pase, o por quién salga, en este capítulo, o en ningún otro, de cualquier serie.

Últimamente yo, aquí, he dedicado mucho espacio y tiempo a hablar de la última película de Dragon Ball Z. La estrenaron en los cines nipones el sábado, y aún no la he visto. Y la verdad, no pasa nada. Y sinceramente, si no llegara a verla antes de morir, tampoco pasaría nada. Ni siquiera Dragon Ball Z es tan importante.

Magnificando estas cosas que, realmente, son superfluas (cine, televisión, fútbol, lo que sea) devaluamos las cosas que de verdad importan, las cosas que de verdad te alegran el día, las cosas que de verdad te cambian la vida.

Porque por mucho Dragon Ball Z que sea, lo cierto es que renunciaría sin dudar a verla (no ahora, para siempre) a cambio de cosas mucho más importantes. ¿Qué importa una peliculita de dibujos animados cuando estás triste de verdad? ¿En qué cambia mi vida que Son Gokuh adquiera o no un nuevo nivel de superguerrero, cuando las cosas realmente importantes de mi vida no funcionan como a mí me gustaría? ¿Va a venir Gokuh a salvarme? ¿Va a solucionar mis problemas? ¿Va a ayudarme con aquello que realmente me quita el sueño y me hace ser una sombra de lo que querría ser, un despojito?

Las aficiones, los hobbies, los pasatiempos, son divertimentos que nos ayudan a pasar buenos ratos, a veces incluso ayudándonos a superar los malos. Pero nunca deben sustituir la verdadera vida, nunca deben hacernos olvidar nuestros problemas, pues nuestros problemas no nos van a olvidar a nosotros. Si realmente queremos mejorar nuestras vidas, hay que luchar por ello, o si no, más nos vale echar el cierre y decir adiós.

David Tennant podría volver a interpretar al 10º Doctor en el especial del 50 aniversario de Doctor Who. Bien. ¿Y qué?

Poder ver este especial junto a esa persona especial, comentarlo con ella, disfrutarlo con ella, eso sí sería una buena noticia. Eso sí me alegraría el día, el año, la vida.

No perdáis la perspectiva de lo que es importante de verdad. Yo lo hice, y ahora no puedo perdonarme por ello. Y haber mirado a otro lado, haber dejado el tiempo pasar, no ha hecho más que empeorarlo. Tiempo para ver series, o películas, o leer un libro, o ver un partido, tendréis mucho. Pero sólo tenéis una vida para vivirla al lado de la gente que amáis.

Aprovechadla.

3 comentarios:

Alko dijo...

Cierto es, que no solo de frikismo se vive, pero también es cierto que no puedes dejarte absorber todo tu tiempo por algo o alguien, ya sea familia, pareja, videojuegos o lo que queráis. La vida no es un tío vivo que pasa y pasa, ni como otros dicen es un tren que solo pasa una vez, es un tren que pasa una vez, pero que a los pocos minutos pasa otro tren con un destino distinto.
Y como una vez me dijeron, que los arboles no te impidan ver el bosque

Ulex Ryu dijo...

Hay que saber a qué destino quieres llegar. Coger un tren por cogerlo puede llevarte a logures muy oscuros de los que puedes no llegar a salir. Yo sé cual quiero que sea mi destino, lo que necesito saber es si hay tren para llegar allí, y he de esperarlo, o si por el contrario ya no habrá mas trenes, en cuyo caso lo mejor es

Alko dijo...

Esta claro, que no debes subirte a cualquier tren que te lleve a cualquier parte, pero si una cosa me ha enseñado la econometría, es que por muchos datos que tengas, las previsiones también fallan, y puede ser que el tren que crees que te conduce a un lugar, lo cogas y te lleve a otro completamente distinto.