domingo, 22 de diciembre de 2013

Rompiendo lanzas: cine

"Es una mala película", "Es una castaña de juego", "¿Cómo puede gustarte eso?"

A todos nos han dicho algo así alguna vez. Todos nos hemos encariñado, hemos disfrutado, nos hemos reído, o emocionado, con una película, un libro, un cómic, un disco, que a otra gente no le ha gustado, y que no ha tenido problemas en criticar, y machacar, hasta la saciedad.

Hoy voy a romper una lanza por una de esas películas. Una película que no hay vez que la vea que no me emocione, que no me haga sentir una punzada de orgullo, que me haga sentirme identificado con el protagonista. y, aún sabiendo el final de la cinta, no me haga gritar "¡vamos!"

No es la primera película que me hace emocionarme, pero es una sensación distinta. La primera vez que me emocioné con una película fue con ET, y yo tenía como siete años o así. Por aquella época no es que yo fuera un niño sensible, es que era un verdadero llorica, y eso era una cosa que me cabreaba mucho de mí (mentira, no me cabreaba, me hacía llorar, aquello era un no parar), así que una película que me hacía llorar pasó muy rápido a engrosar mi lista de películas menos favoritas del mundo mundial. De  hecho, hace décadas de aquello, y no he vuelto a ver ET.

Wall·e, Up!, Toy Story 3... Todas estas películas de Pixar tienen en común que consiguieron hacerme derramar una lagrimita cuando las ví, y aún, entre las propias películas, y ciertas cosas que me vienen a la cabeza cuando pienso en ellas, me emociono (y por eso prefiero no verlas). Incluso ¡Rompe Ralph! hizo que derramara una lagrimilla (en mi favor diré que estaba en un momento de bajón), pero todas estas películas provocan en mi una sensación de pérdida, de tristeza, no es emoción "de la buena". Además, estas películas no necesitan que nadie las defienda.

No, hoy voy a defender una película que se cuenta entre las mal llamadas "obras menores" de sus directores, un fracaso de taquilla que poca gente comprende, y disfruta. Y a mi me encanta.
Speed Racer es una película de 2008, dirigida por los hermanos Wachowski, que adaptaba una serie de anime que aquí en España fue titulada Meteoro. No voy a defender el anime, que a mi personalmente no me terminaba de gustar, pero sí voy a defender la película como una de mis películas favoritas y, además, voy a contestarme a mi mismo cuando, en 2008, me metí con la película al verla anunciada.


Para los que no hayan visto la serie, o la película, os cuento un poco de ambas. Speed Racer es la historia de Speed (Meteoro en la serie), un piloto de carreras de rallies que conduce un coche muy rápido fabricado por su padre, el Mach-5. Speed tiene un hermano pequeño (que a su vez tiene un mono), y tuvo un hermano mayor, que murió en extrañas circunstancias. Aparte de Speed y su familia, también son personajes importantes su novia Trixie y un rival-aliado en las carreras, el misterioso Racer-X.

La serie era un poco repetitiva, y estaba por ver qué tal iba a quedar la adaptación a la película de imagen real. Tras haberla visto (en formato doméstico, me arrepiento profundamente de no haberle dado una oportunidad en un cine) puedo decir que los hermanos Wachowski filmaron en esta su mejor película (por delante de la entrega de Matrix que queráis), una orgía de colores vivos, de adrenalina, de emoción. Jamás una película estuvo más cerca de mostrar las sensaciones de un videojuego, y jamás el resultado fue tan espectacular. Las transiciones (los Wachowski lograron aquí lo que Ang Lee intentó en Hulk, cuando fracasó estrepitosamente), la estupenda banda sonora de Michal Giancino (que al igual que con Star Trek, es capaz de tomar la base de la banda sonora de la inspiración original, pero dándola nuevos matices y haciéndola avanzar), las actuaciones de un reparto de lujo en el que lo único que sobra es un mono (que está puesto ahí para sobrar), todo el conjunto dota a esta película de una calidad que pocas películas tienen.


He dicho que el público no respondió a esta película como se había esperado, pero la verdad es que la crítica se portó bastante bien con ella. Muchos llegaron a equipararla con Blade Runner, cimentando que ambas películas fueron ninguneadas en su estreno, y veinte años después ambas serían reconocidas como pioneras y obras de culto. Aún es pronto para decidir si acertaron o no con Speed Racer, pero lo cierto es que desde el primer visionado, esta película me convenció.

Realmente la serie sólo se ve en el tramo central de la película, en la competición de rally Casa Cristo, en la que incluso Speed viste como en la serie de anime. La película en sí es un homenaje a los dibujos animados, con unos colores realmente vivos, pero sólo en esta parte se deja ver como una verdadera traslación. En las otras dos carreras importantes del film, la acción se traslada a unos circuitos imposibles sacados de juegos de Sonic, con loopings, giros imposibles y pistas de metal. Decir que la película, al mostrar carreras de coches, es una película deportiva, es faltar a la verdad. Speed Racer es una señora película de ciencia ficción, y no se corta un momento al mostrar los motores de los coches como turbinas de nave espacial, siendo una cinta honesta, con qué es, y a dónde quiere llegar, de principio a fin.


La película está descatalogada en blu-ray en España, aunque sí se puede conseguir en DVD, a muy buen precio. En todo caso, yo recomiendo acudir a la importación, ya que podéis encontrarla realmente barata en blu-ray rebuscando por la red de redes, y la versión europea (británica, mismamente) trae el audio en castellano. Y, sinceramente, esta es una de esas películas que hay que ver en alta definición.

En resumen, una peli de aventuras para toda la familia, divertida y emocionante, una joyita que pocos conocen y parece que menos disfrutan, pero, aún con todo, una de mis películas favoritas. Y de entre las de los hermanos Wachowski, de lejos la que más.

6 comentarios:

otacon dijo...

Creo que tambien habra que romper una lanza a favor de esos amigos que te sueltan frases en plan "te recomiendo esta pelicula". o "esta pelicula es la caña " y despues de verla te quedas con la sensacion de " oh god why" y te da ganas de comprar la pelicula en vhs o en beta que eran mas gordas solo por hacerselo comer al gracioso que te la recomendo ( a mi me lo hicieron con titanic asi que imaginate )

por cierto de la serie meteoro me trage casi todo antes de ir al colegio hace años ( que tiempos aquellos y que viejo estoy )

saluten

Ulex Ryu dijo...

No se si tu ejemplo es bueno. Según la RAE (http://lema.rae.es/drae/srv/search?id=3cqzwXqfN2x5Bqir6Nh) romper una lanza es Salir en defensa de alguien o algo., y tú más bien dices lo contrario, que merecen un castigo.

A mi también me arrastraron a ver Titanic, lo siento.

Alko dijo...

Otro caso por ejemplo es el de la película de Ford Farlaine (solo centrada en España) que cuando salio a nadie le gusto y años después se ha convertido en algo no tan malo. Aun así las adaptaciones son complicadas

Ulex Ryu dijo...

No se si Las Aventuras de Ford Fairlane necesita ser defendida en España, pero aún así me la apunto. Por cierto, me han soplado que Ford aparece en la última de Woody Allen y, cómo no, es lo mejor de la película.

Alko dijo...

No jodas, la ultima vez que vi una imagen de el estaba en plan chuache (muuuuy desmejorado). Por cierto, me has picado para volver a ver meteoro (speed)

Andie dijo...

¡¡A mí me encantó la peli de Speed Racer también!! Es fascinante ^^ Tanto que, si la Fórmula 1 tuviera esos loops y esos circuitos, no me perdería ninguna carrera.
¡Besos!