viernes, 2 de mayo de 2014

Enredando lo extendido

Aviso: llevo dos días dándole vueltas a este post, y va a ser de los largos (y frikis), así que avisaos quedáis. El tocho, después del salto.


Continuidad. ¿Qué es la continuidad? Continuidad es, en una obra de ficción, la coherencia entre lo que sucede en un momento dado y lo que, cronológicamente, sucede en otro punto en el tiempo.

Varios ejemplos, para que se entienda bien:
  • En la serie de TV Cómo Conocí a vuestra Madre, al final del primer capítulo, Ted, el protagonista, dice "así es como conocí a vuestra tía Robin". Eso significa que, desde ese momento, Robin deja de poder ser la madre de los hijos de Ted, y que si al final lo hubiera sido, la continuidad no se habría mantenido, o se hubiera roto.
  • En un capítulo de Los Simpsons, Maude Flanders muere. Desde ese momento, el personaje sólo aparece en flashbacks, porque está muerta y no puede volver a estar viva.
  • En los cómics de Daredevil, se establece que el protagonista es pelirrojo, ciego, y zurdo. Si en un cómic posterior saliera comiendo sopa con la mano derecha, significaría que alguien no conoce bien al personaje, y su historia.
La continuidad no es estática, es fluída, variable, mutable. Muchos guionistas de cómic americano la citan como su mayor enemigo, el mayor problema de los superhéroes a la hora de escribir material nuevo. Son los mismos guionistas que no se han molestado en conocer al personaje que escriben, y que acaban realizando refritos de obras anteriores, o ignorando todo lo anterior y haciendo desconocido el personaje para los viejos lectores (ojo, esto tampoco es malo, dependiendo del caso).

Volvamos al ejemplo de Daredevil. Sí, es zurdo, pero pongamos que haciendo el cafre se lesiona la mano, y tiene que estar un tiempo con el brazo izquierdo en cabestrillo. Si el guionista de turno escribe una aventura en la que, para poder comer sin ponerse hecho un asco, Daredevil aprende a coger la cuchara con la derecha, no hemos cambiado la continuidad, sólo la hemos enriquecido. Y la próxima vez que Daredevil coma sopa con la mano derecha podremos decir "oh, que listo el guionista, se acuerda de que ahora Daredevil es ambidextro y sabe comer sopa con las dos manos".

Otro ejemplo. Desde el comienzo de la serie, se estableció que Shenron, en Dragon Ball, sólo podía conceder un deseo al año. Cuando Piccolo asimila a Dios, y Gokuh trae a Dende a la Tierra para que sea el nuevo Dios, éste da más poder a las bolas de dragón, que desde ese momento puede conceder tres deseos una vez al año, o un deseo cada cuatro meses. La regla del deseo anual estaba fija hasta ese momento, pero no está grabada en piedra y, dando una razón argumental, se puede cambiar.

De hecho, la continuidad no sólo se puede cambiar desde el momento en el que se introduce el cambio, se puede cambiar también antes. Es lo que se conoce como retrocontinuidad. Os pongo un ejemplo.

En 2001, la editorial Marvel contrató al señor Straczynski (famoso en aquel momento por los cómics Midnight Nation y Rising Stars, y por la serie de televisión Babylon 5) para escribir un personaje muy popular, pero con muy malas ventas: Spider-Man.

Todos conocemos el origen de Spider-Man, ¿no? Huérfano adolescente empollón, que vive con sus tíos, es picado por araña radiactiva y consigue superpoderes (fuerza, agilidad, "sentido arácnido"). Emplea esos poderes para hacer un dinerillo, pero al recibir menos de lo esperado, deja escapar a un ladrón que robaba a aquél que le tenía que pagar. Este mismo ladrón matará a su tío Ben, aquel que le había dicho las palabras "un gran poder conlleva una gran responsabilidad", y será la culpa lo que le arrastrará toda su vida por la senda del héroe, en busca de la redención. Straczynski decidió darle la vuelta a esto, de una forma que sólo Alan Moore había hecho antes (se te ocurra lo que se te ocurra para un personaje de cómic, te jodes, Alan Moore lo hizo antes).

Ante un Spider-Man treintañero, plenamente establecido, se presenta Ezequiel Sims, un hombre maduro con exactamente sus mismos poderes. Ezequiel siembra una semilla de duda en la vida de Peter Parker. Aquella araña que te picó, ¿te dio tus poderes gracias a una mezcla de su veneno y la radiación? ¿O esa araña, cualquier araña, tenía la capacidad de otorgar poderes a un humano, un elegido por cada generación, y decidió dártelos a ti justo antes de morir a causa de la radiación? ¿Eres un accidente, o un elegido de un dios araña milenario? ¿Tus poderes son de origen radiactivo, o místico? Straczynski acababa de cambiar el origen de Spider-Man, sin alterar el resto. Es como si un personaje, adoptado, descubre quienes son sus padres biológicos. No cambias, no dejas de ser quién eres, pero sí que amplias información.

Cada vez son más frecuentes los cambios de continuidad a través de la retrocontinuidad, pero llevan dándose en el medio desde hace mucho, no siempre con buenos resultados. En el caso que os he contado de Spider-Man, en ese momento, el cambio de continuidad sólo afectaba a la inclusión de dos nuevos personajes, el ya mencionado Ezequiel, y el villano de la historia, Morlun (un ser que se alimentaba, literalmente, de elegidos de dioses animales totémicos), pero otros cambios han desechado material escrito con anterioridad. Por ejemplo, en los Cuatro Fantásticos.

En los cómics, dos de los integrantes de los Cuatro Fantásticos, Susan y Johnny Storm, son hermanos. Los otros dos, Reed Richards y Ben Grimm, son amigos desde la II Guerra Mundial. El cómic original de los 4 Fantásticos data de 1961, han pasado 16 años desde el final de la guerra. Si Reed y Ben se enrolaron con 18, eso les deja, aún, como menores de 40 años. Cuando Reed y Susan se prometieron, ya se sabía que él era mayor que ella, pero no más de 10 años. Por cierto, se empeñan en hacer películas de unos 4 Fantásticos jovenzuelos, cuando Reed y Susan llevan ya 50 años casados, y 45 siendo padres, pero bueno. El asunto es que, en 1971, Reed y Ben seguían siendo veteranos de la II Guerra Mundial. Y también en 1981. Al estar este suceso integrado en la continuidad de los personajes, hace que ellos dos envejezcan a tiempo real, mientras el resto de personajes no lo hacen (se supone que, en los cómics actuales, más o menos, hace unos diez años que los 4F realizaron el vuelo orbital que les otorgó los poderes, sin especificar en qué año fue eso). Se optó entonces por cambiar la continuidad de estos dos personajes: ahora eran amigos desde la universidad, y no habían participado en la Segunda Guerra Mundial. Cualquier mención a lo contrario dejó de ser canon.

Canon. Otra palabra importante. El canon representa la validez de unos elementos en una obra de ficción frente a otros que, por alguna razón, los hace incompatibles.

Veamos a Superman. ¿Todos hemos visto película de 1978? Gran película, sí señor. Vale, en la peli de 1978 vemos cómo mueren los padres biológicos de Superman (bueno, todo el planeta), y también como muere su padre adoptivo en la Tierra, años después. Pasamos de Superman II y llegamos, a mi pesar, a Superman III (1983). En esta película se dice que Martha, su madre adoptiva, está muerta. Llegamos a 2005, y se estrena Superman Returns, de Bryan Singer, que la sitúa en la misma continuidad que las películas de Richard Donner (que son la primera y, más o menos, la segunda). En esta película, Martha Kent está viva, durante toda la película, y Lois Lane tiene un hijo. Tenemos una madre viva que en Superman III ya no está, y Lois Lane tiene un hijo (¿lo digo? venga sí, medio kryptoniano) que en Superman III y IV no existe. Superman Returns y Superman III trascurren ambas tras Superman II, en esa continuidad, pero son incompatibles argumentalmente. En 2005 se estableció como canon Superman Returns (porque por mucho que fracasara en taquilla, y lo poco que le gustó a mucha gente, no hay nadie que piense que es peor que Superman III). También, por regla general, ante un cambio en la continuidad de este calibre, se suele tomar como canon el último, aunque como siempre, hay excepciones.

Cuando he empezado a escribir, he metido aquí y allá la palabra "cronológico", y no lo he hecho sólo para abultar. Voy a hablar de otro ejemplo de retrocontinuidad, aunque el de Spidey nos valdría. En Padre de Familia, desde casi el primer momento se establece que Peter, el orondo protagonista, es hijo de una pareja de viejos pellejos católicos. Repasemos un poco los conceptos hasta ahora: si en un capítulo se hubiera hecho un flashback al Bar Mitzbah de Peter, los guionistas se estarían pasando la continuidad por el arco del triunfo (algo no tan raro en esta serie, también es cierto), porque ya se ha establecido que su familia es católica, no judía. Posteriormente el padre de Peter muere y, más adelante, Peter descubre que su madre le había ido infiel y que, en realidad, él es hijo biológico de un orondo irlandés borracho que tiene una oveja llamada McBrian. Retrocontinuidad, se ha cambiado la genética de Peter, ya no es hijo de una persona, sino de otra. Sin embargo hay que tener una cosa en cuenta: este cambio se hace en un momento dado, posterior al inicio de la serie. Apenas altera nada de ningún capítulo (por ejemplo, hasta ahora a Peter no se le había hecho una prueba médica que demostrara que era hijo de su padre, y que ahora hubiera sido contradicha), y posteriormente sí tendrá que ser tenida en cuenta para distintos argumentos. Pero el guionista que escribió el capítulo siguiente al que se presenta la familia de Peter no tenía esta información. Realmente, hasta el momento en el que se dice que su padre es otra persona, Peter era, a todos los efectos hijo del marido de su madre. No es sólo una cuestión de lo que el personaje, o el espectador cree. Los personajes, al ser ficción, al ser historias, son mutables, y aunque un cambio en un momento dado puede cambiar la historia cronológicamente anterior, no nos cambia a nosotros, ni nuestra percepción del argumento hasta ese punto. Igual lo he liado un poco ahora, pero estoy a punto de aclararlo todo.

Para empezar, creo que va siendo hora de decir que este es un post sobre Star Wars.

Star Wars. Episodio V: El Imperio Contraataca (1981). Voy a suponer que si estáis leyendo este blog, habéis visto todas las películas de Star Wars. Si no, os quiero fuera a la de ya. Bien, gracias. El Imperio Contraataca.

  • No hay escapatoria. No me obligues a destruirte. Luke, todavía no te has dado cuenta de tu importancia. Sólo has a empezado a descubrir tu poder. Únete a mí, y yo completaré tu entrenamiento. Combinando nuestras fuerzas podemos acabar con esta beligerancia, y poner orden en la galaxia.
  • Jamás me uniré a ti.
  • Si conocieras el poder del reverso tenebroso. Obi Wan no te dijo lo que le pasó a tu padre.
  • Me dijo lo suficiente. Dijo que tú lo mataste.
  • No, yo soy tu padre
  • No, eso no es verdad. Es imposible.
  • Examina tus sentimientos, sabes que es verdad.
  • ¡Noooooooooo!


¡Te cagasss! ¡Darth Vader es el padre de Luke! ¡Woooooo! ¡Desde el principio! ¡Nunca lo hubiera imaginao!

No, majos, no. Darth Vader es el padre de Luke desde ese momento. Puede, que dado que, por lo general, el guión se escribe, reescribe y corrige antes de empezar a rodar, Vader sea el padre de Luke desde el principio de la película, pero en 1977, cuando se estrenó el Episodio IV: Una Nueva Esperanza (La Guerra de las Galaxias Original, para que nos entendamos), Vader mató al padre de Luke, no era su padre. Sí, por retrocontinuidad se modificó esto en 1980, y ya, desde siempre, Vader fue su padre. Para que lo entendamos fácilmente: Si alguien hubiera escrito una historia en 1979 con el padre de Luke enfrentándose a Vader, hubiera sido válida, hasta que el canon estableció que Vader era el padre de Luke. Volveremos a esto después.

Vayamos a otro hito importante de Star Wars, esto ya en El Retorno del Jedi (1983). El fantasma de Obi-Wan le dice a Luke que tiene una hermana, y que esta hermana es Leia. Hay que reconocer que, aparte de todo, es una forma elegante de resolver el triángulo romántico que se había montado entre Luke, Han y la única mujer de toda la galaxia (1, 2, 3, responda otra vez, nombres de personajes femeninos con al menos una línea de diálogo en la trilogía original de Star Wars, por ejemplo, Leia, tic, toc, tic, toc). En El Imperio Contraataca Leia le planta un señor morreo a Luke. ¿Creéis que esto lo metieron los guionistas para que una vez vista la peli siguiente pensarais "joer, besó a su hermano, ¡qué grima!". Nop, ni los guionistas, ni el director (os recuerdo que ni el guión ni la dirección de los Episodios V y VI fueron obra del propio George Lucas, que en aquel momento estaba aprendiendo lo lucrativo que podía ser dejar a los demás hacer todo el trabajo, y el pasar el cazo al final) habían pensado nada de esto. Por retrocontinuidad se estableció, en 1983, que Luke y Leia siempre habían sido hermanos. Pero de hecho, hasta entonces, no lo eran. Y volveremos a esto más tarde.

¿Qué forma parte del canon de una historia? Volvamos a Spider-Man, por ejemplo. Lo sucedido en las tres películas de Raimy formaban una continuidad, un canon propios. Lo mismo con las, hasta ahora, dos películas de Webb. Los tebeos tienen un canon propio, y son independientes. ¿Al 100%? No, hay un par de excepciones, que entran dentro de lo que vendría a ser el universo expandido (de las películas).

Se conoce como universo expandido todo al material asociado a una obra, en un medio distinto al original, que expande el canon dentro de una misma continuidad. Ejemplos, las series de cómic "Buffy: The 8th Season" y "Buffy: The 9th Season", que continúan la historia de La Cazadora después de la serie de TV, los cómics de Spider-Man ambientados en el canon de las películas, y que cuenta historias entre el final de una y el principio de otra, los cómics de Star Trek que presentan aventuras que no se han visto en pantalla, y Doctor Who tiene también su ración de cómics, novelas y audionovelas de universo expandido.

Otro concepto interesante es el de fan-fic. Un fan-fic es un relato (o un cómic) realizado por un amateur, en el que emplea personajes de ficción de los que no es el propietario intelectual. Estos relatos suelen ponerse a disposición del público de forma gratuita o a coste muy bajo, por internet o en fanzines, y su objetivo no es lucrarse, sino expresarse. Por ejemplo, relatos en los que Harry Potter y Ron se enrollan, o en los que Sherlock y John se enrollan... Vale, muchas veces los relatos estos son un poco monotemáticos, al menos en principio (sé que existen, pero reconozco que no me he leído ninguno así). Uno que sí he leído, un cómic en este caso, es Dragon Ball Multiverse, que está muy bien (torneo entre varios personajes de Dragon Ball de varias realidades alternativas), aunque otros, como Dragon Ball AF tampoco estaban mal.

¿Qué distingue un universo expandido de un puñado de fan-fics? Para empezar, un fan-fic solo respeta el canon de la obra que homenajea, mientras que todos los elementos de un universo expandido oficial son coherentes entres sí, pertenecientes todos al mismo canon. La oficialidad es otra diferencia. Paramount no se lleva un duro si yo escribo una historia en la que Q deshace todo el Star Trek de Abrams y deja todo como al final de Star Trek Nemesis, la cuelga aquí en el blog, y vosotros la leéis de gratis. Y como no se va a llevar un duro, tampoco la promocionará, y no me hará ni puñetero caso. Tampoco me lo hará esa señora cincuentona que ha escrito un relato de como Kirk y Spock se enrollan. Yo sé que mi historia no es oficial, y no hay que tenerla en cuenta.
Sin embargo, si la editorial IDW saca a la venta (cobrando) un cómic en el que Q visita a la tripulación de la Enterprise (a partir de julio), no sólo respeta el canon de todas las películas y series de TV, sino también el de los cómics y novelas publicadas, al menos, desde la primera película de Abrams. Y es más, los cómics y novelas que se publiquen después tendrán en cuenta esta historia o, al menos, no la negarán.

Por supuesto, cuando existe un universo expandido, su canon no está a la misma altura que el del material original, siempre está un escalón por debajo y, si hubiera una incoherencia, siempre el material original prevalecería. Son un producto oficial, que los más fans pueden disfrutar o tener en cuenta, pero los guionistas y directores de las películas pueden ignorarlo a voluntad. El el problema que podría tener ahora Star Trek, por ejemplo, con una serie de cómics situadas entre películas (actualmente, la serie se sitúa tras "Into Darkness"), pero para eso se supone que hay alguien vigilando. Y hay alguien vigilando porque los autores del universo expandido pueden tener la mala suerte de que les echan por tierra todo su trabajo.

Ya hablé, hace tiempo, del universo expandido de Doctor Who. La regla general es "todo vale, si la serie no dice lo contrario, o lo vuelve a hacer". Ejemplo de lo primero: en 2003 se hace una webserie de animación Flash, con el 9º Doctor, y en 2005 se hace una serie de imagen real para TV del 9º Doctor, el cual se parece al Doctor anteriormente mencionado como un huevo a una castaña. El primero se cae del canon (Scream of The Shalka) y el segundo queda continuado en la serie que ahora todos disfrutamos.
Ejemplo de lo segundo: Steven Moffat escribe, a principios de los 90, un relato en el que el séptimo Doctor va viajando al pasado para modificar la vida de una persona, de tal manera que en el "presente", dicha persona se sienta inclinada a ayudarle. En 2010, el mismo Moffat escribe Christmas Carol, un especial de navidad para TV en el que el 11º Doctor viaja al pasado para cambiar la vida de una persona, y que se sienta inclinado a ayudarle en el presente. El relato se cae del canon, porque ahora el Doctor ha empleado el mismo truco en la serie, y no quieren que el Doctor se repita.

A alguno esto le puede parecer malo, pero no lo es. Cuando se estrenó Scream Of The Shalka, se hizo de forma gratuita en la web de la BBC, y cuando se comercializó en DVD, el año pasado, aunque se hizo de forma oficial y con todos los honores, ya se explicaba claramente que rea una aventura fuera de canon. Con las novelas, los cómics, los relatos, y radionovelas del Doctor siempre se ha dicho que se trataba de aventuras basadas en la serie de TV, oficiales en cuanto a derechos de propiedad intelectual (es decir, su venta es legal), pero no vinculantes para el personaje, si en la serie se dice lo contrario. Con una excepción: cuando se empezó a publicar material del 8º Doctor, tras el fallido piloto de 1996, se vendió como la continuación oficial. Los guionistas podían hacer lo que quisieran, ¿no? Es decir, no tenían por qué mantener nada, pues el personaje no tenía por qué estar el sábado siguiente para salir en televisión. Por eso hay gente que dice que estas historias son tan buenas (están dentro del canon, al menos del de este universo expandido, pero no están tan limitadas como por ejemplo, los cómics de Star Trek en los que sabes que pase lo que pase, a Kirk no le van a pasar nada). Y por eso fue tan importante el corto de 2013 The Night Of The Doctor, totalmente canónico, y en el que con solo una frase también se introducía en el canon todo el universo expandido del 8º Doctor. Todas las novelas, relatos y radionovelas del 8º Doctor, todo lo que le ocurrió entre 1996 y 2013 está incluido en la continuidad de la serie, y tanto el 9º, como el 10º como el 11º podrían haberlo recordado.

Sí, tener un universo expandido una vez el material original ha terminado es maravilloso, da verdadera libertad a los autores involucrados para poder escribir maravillosas historias de estupendos personajes, y contribuir a expandir una mitología rica. Excepto si trabajas para Star Wars.

La primera novela que se publicó en la continuidad de Star Wars fue, directamente, la adaptación de la película. Nada nuevo bajo el sol. Un año después, el mismo autor, Alan Dean Foster, publica una novela, El Ojo de la Mente. Era la primera novela ambientada en Star Wars, manteniendo la continuidad de la película original y expandiéndola. El Ojo de la Mente es, de hecho, la primera novela del universo expandido, la primera que se vendió como continuación oficial de la película, la primera vez que George Lucas puso el cazo sin hacer nada, y la primera en ser sacada de ahí a patadas. No sólo porque en el libro apareciera una bruja de la Fuerza (¡una mujer! ¡en Star Wars! ¡qué desfachatez!) sino porque Luke y Leia se enrollan bien enrollaos. Y una cosa es que en la película siguiente ella le bese a él para poner celoso a Han, antes de saber que eran hermanos, y otra muy distinta que después de descubrirlo los dos en El Retorno del Jedi necesitaran terapia.

Repito, es el problema de expandir el universo mientras aún se está formando, porque las películas siempre van a mandar (porque es lo que la gente conoce).

¿Os acordáis de Boba Fett? Si hombre ese cazarrecompensas que apareció por primera vez en el Star Wars 1978 Christmas Special?



Volveríamos a verle en El Imperio Contraataca y, por fin, el El Retorno del Jedi, pero jamás se quitó el casco. ¿Cómo era su cara?

En diversas novelas y cómics posteriores cronológicamente al Retorno del Jedi volvería a aparecer y, finalmente, se mostraría su fea jeta de alienígena gatuno:



Pero como ya sabréis, en el Episodio II, mediante retrocontinuidad (toda esa trilogía es retrocontinuidad) se introduzco a Boba Fett de niño (y, dado que era un clon, también se vio su cara de adulto) por lo que hay que descartar todo lo que se haya publicado de un Boba Fett distinto.

El caso es que, tras el Episodio VI, muchos escritores se apuntaron al carro de escribir historias en el Universo Expandido de Star Wars. Historias que abarcaban desde el día después a la Batalla de Endor, hasta 100 años después. Han y Leia se casaron, y tuvieron tres hijos. Leia se convirtió en Maestra Jedi. Luke cayó en el Lado Oscuro, y su hermana le devolvió al buen camino a leches. Luke conoció el amor en Mara Jade, una asesina secreta del Emperador, y también tuvieron churumbeles. El Imperio tardó en ser derrotado, gracias a grandes líderes como los clones del Emperador, varios Jedis Oscuros (¿sith? ¿qué carajos es un Sith?), o el Gran Almirante Thrwan, la mayor amenaza imperial con la que tuvo que vérselas la joven Nueva República. Los personajes maduraron, crecieron, envejecieron. Nuevos personajes surgieron, crecieron, evolucionaron, unos para bien, otros para mal. Y otros, simplemente, murieron, como Chebwacca. Hubo amenazas de más allá de los confines de la galaxia, el Imperio y la República sellaron la paz, y los personajes vivieron mil y una aventuras.

Otros guionistas decidieron buscar otro momento en el tiempo en el cual encuadrar sus historias, sin miedo a que la "nueva trilogía" (episodios I a III) entrara en conflicto con ellas, la Antigua república, historias de cómo los Jedi y los Sith combatieron miles de años antes del nacimiento del joven Skywalker.

Aún así, ninguna historia estaba a salvo, pues siempre podía venir George Lucas a descolcártelo todo, porque, al fin y al cabo, era su juguete. Luke y Mara Jade se casaron por un antiguo rito Jedi, que Luke había descubierto en un holocrón jedi (los holocrones, pequeños artefactos en los que los jedi descargaban su sabiduría, son un elemento del Universo Expandido que se introdujo posteriormente en la "nueva trilogía"), pero en el Episodio II Lucas estableció que los Jedi no podían casarse. ¿De dónde había salido el rito? Bueno, se hacen algunos juegos malabares, y se explica.

Antes de seguir, me he dado cuenta de que tenemos un problema de semántica. No creo que haya problemas en llamar "trilogía original" a los episodios IV a V, pero ¿cómo llamamos a la otra? La estoy llamando "nueva trilogía" pero, como ya sabréis, en año y medio se estrenará el Episodio VII, primero de una tercera trilogía que, será más nueva. Así que, a partir de ahora, llamaré "primera trilogía" a los episodios I a III (porque van los primeros, en orden cronológico), "segunda trilogía" a la trilogía original, y "tercera trilogía" a la de los episodios VII a IX. ¿Aclarado? Bien, seguimos.

Con el fin de la primera trilogía, los autores se vuelven a sentir en libertad creativa completa. Arreglan todos los desaguisados que Lucas ha hecho con sus tres películas, y siguen adelante con su continuidad coexionada. A ver, no me entendáis mal. Efectivamente, la primera trilogía es inferior a la segunda, y a varios de los relatos del Universo Expandido, pero no todas las historias de éste son oro, hay mucha morralla.

El problema vuelve de nuevo en 2008, con la nueva serie de animación de las Guerras Clon. Para empezar, pone muy difícil mantener en continuidad la serie anterior (una maravilla de animación 2D, que encajaba como un guante entre los episodios II y III, superando holgadamente en calidad a ambos), y además también contradice varias historias que algunos autores habían situado en dicho período.

Lucas siempre fue aficionado a reescribir sus películas, y ni siquiera en 2004 deberíamos haber tomado Star Wars como una obra acabada. Voy a haceros una pregunta. En el Episodio IV, en la cantina, ¿quién dispara primero, Han o Greedo?




Si queréis ver todos los cambios entre la versión original de cada película, y su última modificación, podéis hacerlo aquí, aquíaquí o aquí.

El caso es que mientras Star Wars, el cinematográfico, no se acabe, todo lo demás que se haga no podrá ser nunca, del todo, oficial. Y mal que nos pesen ciertas decisiones, entre dos versiones de la misma película, primará siempre la última en salir a la venta (Greedo disparó primero).

Hace poco Disney compró Star Wars. Hace menos, se dijo que J.J. Abrams, famoso porque no le han renovado Almost Human, dirigiría el Episodio VII, que trascurriría 30 años después de la Batalla de Endor. Y esta semana se ha sabido que dicho Episodio VII no adaptará ninguna novela del universo expandido, ni tomará personajes de éste, porque el universo expandido no es, en ningún caso, canon. Ahora mismo, tiene la misma validez El Ojo de la Mente, que la trilogía del almirante Thrawn. ¿Significa esto que ignorarán todo el material publicado hasta ahora y que, en algún caso, se vendió como "continuación oficial"? (Porque sí, durante mucho tiempo fue la continuación oficial, y Lucas ganó dinero afirmándolo). No necesariamente, pero sí tomarán sólo lo que les convenga. Así pues, es canon de Star Wars esto, y sólo esto, en orden cronológico:

  • Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma (Lo ignoro porque no la he visto, pero si la versión en 3D que estrenaron hace poco era distinta a la de 1999, es la que vale).
  • Star Wars Episodio II: El Ataque de los Clones.
  • Star Wars Clone Wars Season 1 (la serie de animación 2D).
  • Star Wars The Clone Wars (la serie de animación 3D, entera).
  • Star Wars Clone Wars Season 2 (la otra mitad de la serie en 2D).
  • Nota, si hubiera algún conflicto entre las tres últimas, primaría la serie de animación 3D.
  • Star Wars Episodio III: La Venganza de los Sith.
  • Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza (Edición bluray 2004).
  • Star Wars Episodio V: El Imperio Contraataca (Edición bluray 2004).
  • Star Wars Episodio VI: El Retorno del Jedi (Edición bluray 2004).
La nueva serie de animación 3D Star Wars Rebels, los Episosodios VII a IX, y los Spin-Offs de Han Solo y Boba Fett también se supone que serán canon, y dicen que nuevos libros y cómics que se publiquen a partir de ahora autorizados como tal (yo ya no me lo creo).

Quedan fuera, por lo tanto:
  • El especial de Navidad de 1978 que filmó el mismo Lucas.
  • Las dos películas de los Ewoks.
  • Las series de animación de Ewoks y Droides de los 80.
  • Todos los libros, cómics, cortos o videojuegos de Star Wars, se vendieran como continuaciones oficiales o no. Incluyendo Shadows Of The Empire, que se vendió oficialmente como Episodio 5.5, con su banda sonora y todo.
En todo caso, yo siempre consideraré el cómic "Tag y Bink estuvieron aquí" como 110% oficial. Y las pelis de LEGO Star Wars también.

Así que sólo queda ver que hace Abrams con Star Wars. Repito que es cierto que, para una audiencia mayoritaria, la muerte de Chewbacca puede ser un elemento extraño (aunque bueno, en Star Wars los protagonistas mueren, no sé), pero hay ciertos elementos que deberían respetarse del universo expandido:
  • Kyle Katarn. Es más, debería interpretarlo Jonathan Frakes (ya he visto el casting oficial y sé que no está en él, pero esperemos que haya tiempo para un cameo).
  • La Nueva República.
  • La Academia Jedi de Yavin.
  • Leia como Jedi.
  • Los tres hijos de Han y Leia. Incluyendo el que se pasa al lado Oscuro.
  • Mara Jade y Ben Skywalker.
En año y medio veremos cómo queda todo. Hasta entonces que la Fuerza os acompañe.

2 comentarios:

Andie dijo...

Muy interesante, pero es un tema muy complejo (todo lo relacionado con el canon y el universo expandido).
Por cierto, J.J. Abrams está empezando a no caerme bien. ¿Por qué saca a los ewoks del canon? ¬¬ Encima me ha negado la posibilidad de ver a Benny cayendo en el Lado Oscuro, con lo que hubiera molado...

Ulex Ryu dijo...

Pues fíjate, creo que esta vez no ha sido culpa de Abrams, sino que ha sido Kathleen Kennedy (la señora a la que Disney paga para que controle todo esto, la verdadera sucesora de Lucas al mando)