lunes, 6 de octubre de 2008

Agitación masiva

He decidido que, a partir de ahora, voy a empezar a hablaros de los videojuegos que más me hayan llamado la atención, por unas razones o por otras, en cada momento. También, muy probablemente, haré lo mismo con libros y cómics, aunque será más de cuando en cuando, y solo con series limitadas, o tomos (no voy a deciros "comprad Spider-Man, es guay", cuando hay 40 años de tebeos del personaje, aunque sí os diré "comprad el tomo de Absolute Watchmen, es imprescindible", ya que es un tomo autocontenido.

En fin, a falta de que el LEGO Batman aparezca oficialmente en España, estas son las tres reseñas de hoy. Tres juegos de Wii, en los que tenía puestas unas esperanzas bastante dispares, y que me han decepcionado, o todo lo contrario.

Empezamos por de Blob, un juego distribuido por THQ, y que está disponible en tiendas desde el pasado 23 de septiembre, más o menos. He de reconocerlo, de Blob era un juego del que esperaba mucho, cuando se anunció se promocionó como una especie de Katamari para Wii, un juego en el que tendrías que recorrer rodando una ciudad en blanco y pintarla con el protagonista. Desgraciadamente, poco o nada tiene que ver este juego con el clasicazo de Namco para PS2, PSP y XBox 360. No solo el control es nefasto (tú dile al bicho que salte, que ya hará él lo que le de la gana), sino que carece de todo el carisma, la jugabilidad y la sana diversión que nos ofrece El Príncipe en los juegos del Katamari. Se nota que se ha intentado también copiar el éxito de los Raving Rabbids con los antagonistas del juego, una especie de altavoces negros con casco, pero estos tampoco alcanzan ni de lejos el carisma de los bichejos de Ubisoft. Es el problema que tiene publicitar un juego como "este otro pero en mejor", que cuando llega la hora de la verdad, y no solo no se parece, sino que encima aburre, llegan los problemas. A continuación dejo un breve vídeo, para que os hagáis una idea del juego en sí. Y personalmente, sigo esperando un Katamari en Wii.



Al otro lado del espectro tenemos el Samba de Amigo, o más bien debería decir el Samba de Amigo 3, pues es un remake/ampliación de un juego aparecido en el año 2000 para la Dreamcast, la consola zombie. El juego ha sido desarrollado por SEGA (aunque no por el Sonic Team, como sí lo hizo para el Samba de Amigo original, así como para su primera secuela/remake, el Samba de Amigo Ver. 2000, también de Dreamcast), y salió a la venta el pasado 26 de septiembre.
Digo que el Samba de Amigo está al otro lado del espectro porque, a diferencia del de Blob, no esperaba nada de este juego. A saber, el juego consiste en tocar unas maracas (moviendo el mando de Wii, en este caso) al ritmo de la música. Personalmente, no soy demasiado fan de los juegos musicales. Soy terriblemente malo jugando al Guitar Hero, bastante penoso jugando al Singstar, y el Dance Dance Revolution me da miedo, directamente. Sin embargo, el condenado es endiabladamente divertido (sobre todo si no lo juegas solo), y con una dificultad muy ajustada. No solo te mueves bastante y haces algo de ejercicio, sino que lo pasas realmente bien teniendo que mover las maracas al ritmo de la música en compañía de un amig@ (esquivando la maraca de tu compañer@ para evitar que te saque un ojo). El juego incluye 45 temas, muchos de ellos en castellano (como La Macarena, Salomé, o Borriquito), otros en inglés (os lo creáis o no, como el Aserejé, el cual, por culpa de este juego, soy incapaz de nuevo de sacarme de la cabeza) y otros instrumentales (como el tema de la primera película de Rocky, o la canción de Austin Powers). Además, previo pago, se pueden descargar nuevos paquetes de canciones. Un juego muy recomendable para jugar en grupo. A continuación, vídeo.



Y por último, pero no menos importante tenemos el Wario Land: The Shake Dimension. Lo cierto es que de este juego también esperaba bastante, y no decepciona en absoluto. Desarrollado por la propia Nintendo, llegó a las estanterías el pasado 25 de septiembre, y es justo lo que parecía en los trailers, un juego de plataformas en 2D. Si todos fueran así... ¿quién necesitaría más? El mando se coge en horizontal, con la cruceta a la izquierda, como si de un mando de NES se tratara. La jugabilidad es clásica, te mueves con la cruceta, saltas con el 2 y cargas con el 1. ¿He dicho jugabilidad clásica? ¡Mentira! Amigos, esto es la Wii, y eso tiene que notarse. Si agitas (sí, "agitas", del verbo agitar) el mando teniendo cogido un enemigo, o un saco de monedas, lo zarandearás hasta dejarlo mas seco que la mojama, pudiendo embolsarte tú cualquier cosa que contuviera. También puedes agitar el mando sin tener nada agarrado, pero en ese caso lo que conseguirás será propinar un poderoso puñetazo al suelo, capaz incluso de hacer temblar a las pirámides (no lo digo por decir, de hecho lo haces). El juego se ve muy bien, mucho ha llovido desde los juegos en consolas de 8 y 16 bits, y eso se nota. Ya no hablamos de unos pobres sprites del personaje parado, corriendo o saltando (dos movimientos que muchas veces usaban el mismo sprite). Wario está estupendamente animado, y no solo en los vídeos ingame, sino durante toda la aventura. La misión del juego es sencilla, recorrer varias fases con el fin de conseguir un cuantioso tesoro y, puede que de paso, recatar una princesa (y no al revés, como hace siempre Mario). Por el camino, por supuesto, te divertirás de lo lindo. Y al fin y al cabo ¿no es de lo que se trataba esto de jugar?



Bueno, esto es todo por hoy. Próximamente, LEGO Batman (multiplataforma) y algún juego de DS, que la tengo un poco olvidadilla.

1 comentario:

Andie dijo...

Jajajajajaja!!Ke gracioso es el video del Wario land!! Kiero jugar!! Por cierto, también kiero jugar al de las maracas, tiene pinta de ser divertido.Un beso!!!
P.D: mis dulces y tiernos conejitos NO son bichejos.Otro beso!