sábado, 29 de octubre de 2011

Huecos

"La naturaleza aborrece el vacío"

Esa cita, extraída de no recuerdo qué novela de ciencia ficción (o pudo ser una de fantasía, o tal vez un cómic, si no varios, en todo caso fue hace mucho) me ha venido mucho últimamente a la cabeza.

El ser humano se pasa la vida intentando llenar huecos. Huecos en el estómago, huecos en el alma, huecos en el corazón. Intentando ocupar los huecos de otros, viendo como otros ocupan el hueco que tú dejaste atrás. La gente busca la felicidad tapando agujeros... ¿es que no hemos aprendido nada del fracaso comercial de los Donuts rellenos?

Cuentan mis padres que, siendo yo muy niño, me dedicaba a meter piedrecitas en el tubo de escape del coche. Una muestra más de que el ser humano, desde muy temprana edad, intenta llenar los vacíos existenciales como buenamente puede.

Aunque por otro lado, el ser humano es una contradicción andante, pues tan sólo un par de años después me dedicaba a agujerear el jardín...

4 comentarios:

dizzyhead dijo...

horror vacui, pero no siempre ha estado de moda, mira el lavatorio de tintoretto.. en el punto de fuga es el único sitio en el que no pasa absolutamente naada..
no sé, yo hace unos años oí a tom ford decir que el verdadero lujo hoy en día es el espacio.. y ese señor sabe un rato de lujos, de los de metal y de los del alma

Ulex Ryu dijo...

Supongo que el espacio, como tantas otras cosas, es de esas cosas que buscas cuando te es escaso, y que aborreces cuando sientes que tienes demasiado.

Vamos, como la lluvia.

dizzyhead dijo...

you couldn't have said it better

Andie dijo...

Una reflexión profunda llena de sabiduría, sí señor.